Viciojuegos.com - Aquí jugamos todos
  

Castlevania: Order of Ecclesia

Nintendo DS



Análisis

La noche siempre es joven

Castlevania vuelve a dar guerra en DS con un título casi impecable.

Por Pablo Ayllón Lolo | Publicado el día 03/12/2008 08:13

A estas alturas parece evidente que a Castlevania le sientan mejor las 2D de toda la vida que las 3D. El enfoque de Symphony of the Night quedó grabado a fuego en la mente de muchísimos jugadores, cosa que no se puede decir de, por ejemplo, Lament of Innocence y Curse of Darkness. No fueron malos juegos, el problema es que Alucard había dejado el listón muy alto, prueba de ello es que recordemos su aventura en una época en la que los mitos se levantan rápido y caen más rápido todavía.

Quizá por lo que hemos dicho no podemos evitar cierta suspicacia con respecto a Castlevania Judgment (aunque sea de lucha) y una gran satisfacción con cada anuncio de un capítulo de la saga para Nintendo DS. Gameboy Advance ya fue en su momento un bastión importante para los cazavampiros de Konami. Circle of the Moon comenzó con buen pie, Harmony of Dissonance recogió el testigo con una aventura de categoría y Aria of Sorrow supuso una culminación inmejorable para el ciclo. Symphony of the Night nunca había estado tan cerca.

Soma Cruz se superó en Dawn of Sorrow para DS, una entrega continuista tan bien acabada como la anterior. Portrait of Ruin intentó modificar la experiencia de juego con cierto éxito al presentar dos protagonistas diferentes que controlar y Order of Ecclesia, el título que vamos a analizar, recupera el sistema de Dawn y lo potencia de una forma más que conveniente. Los hijos de la noche tienen una cita ineludible con Shanoa, protagonista de la aventura.

Con el clan Belmont relegado al olvido, la orden de Ecclesia surgió para luchar contra la siempre presente amenaza de Drácula. El líder de la organización, Barlowe, parece tenerlo todo bien atado ante el posible retorno del señor de los vampiros. Shanoa, una joven de apariencia oscura, es la elegida para llevar en su interior los poderosos glifos que conforman el Dominus, clave para luchar contra el mal. Sin embargo, las cosas se tuercen cuando Albus, compañero de Shanoa, se apodera de los grifos en secreto.

Decidida a seguir de cerca al traidor y descubrir sus ambiciones, Shanoa parte hacia la aldea de Wygol, donde se encuentra con un panorama desolador. Aparentemente Albus ha secuestrado a todos los habitantes y los mantiene presos en los lugares más inverosímiles. ¿Cuáles son sus verdaderas intenciones? Shanoa emprende entonces un viaje sin igual pare encontrar la respuesta.

Order of Ecclesia presenta un argumento más elaborado que la mayoría de capítulos de la saga, cosa que siempre es de agradecer. Los giros narrativos no faltan a la cita y, aunque algunos son bastante previsibles (más que nada porque hemos visto recursos similares en otros Castlevania), consiguen captar el interés del jugador. Gran parte del mérito pertenece a Shanoa, uno de los personajes más atractivos (en todos los sentidos) que hemos tenido la oportunidad de controlar en la antología vampírica de Konami. A pesar de que al principio puede parecer el típico personaje reservado, se le ha otorgado cierta redondez que lleva al jugador a conocer el motivo de su lucha y la tristeza que la embarga. De hecho, siempre da la impresión de que se preocupa por los aldeanos que salva y en ocasiones comparte sus sentimientos con ellos. No vamos a decir que es uno de los personajes más desarrollados de la historia de los videojuegos, pero la joven tiene el carisma suficiente para estar a la altura de los mejores protagonistas de Castlevania.
1 2 3 4 »

Comentarios de los usuarios:


Para poder aportar cualquier tipo de contenido a VicioJuegos.com necesitas estar registrado y además haberte conectado.

Elige lo que quieres hacer:


Redactor/es o colaborador/es de esta sección: ____GEX_____, Aeternus, beto, Ender_Chief, future, Rodri, Hagaren.
Actualmente hay conectados 5 usuarios registrados y 148 invitados.
430 ms.
© Sortes Ingeniería Informática, S.L. 2002 - 2014 | Diseño web por Juan Palma García