Viciojuegos.com - Aquí jugamos todos
  

Demon's Souls

PlayStation 3



Análisis

Bring More Souls, Slayer of Demons

From Software pretende sumirnos en la oscuridad con este impresionante juego de rol. ¿Conseguirán los demonios acabar con todas las vidas humanas del mundo entero?

Por José Antonio González | Publicado el día 28/05/2009 09:08

Nota: El ejemplar del juego que analizamos en VicioJuegos.com es la versión asiática, cuyas voces y textos están en perfecto inglés. Recientemente se ha anunciado su distribución en Norteamérica por parte de Atlus, sin confirmación todavía para Europa.

Cada cierto tiempo aparece en el panorama del mundillo de los videojuegos un título que destaca sobre los demás, que más allá de su aspecto gráfico o del renombre que puedan tener otras franquicias, posee un toque especial, único y en este caso brutal. Esta vez le toca el turno a Demon´s Souls, título desarrollado por la compañía From Software aparecido en el mercado japonés el pasado mes de febrero.

Cuando hablamos de Demon´s Souls, es imposible no realizar comparaciones con otra de las sagas más emblemáticas de From Software. Evidentemente hablamos de King´s Field, que cuenta en su haber con cuatro entregas aparecidas hasta el momento, tres en Playstation y una en Playstation 2, la cual ya ha sido consagrada como una serie de culto dentro del panorama de los juegos de rol en primera persona. Ahora sus seguidores están de enhorabuena, ya que si bien no sigue estrictamente el mismo planteamiento, Demon´s Souls ha sido considerado por muchos como el sucesor espiritual de King´s Field por muchos de los motivos que explicaremos durante todo el análisis.

From Software es una compañía asentada en Japón que desarrolla actualmente para prácticamente todas las plataformas que hay en el mercado. Son los padres de sagas tan conocidas como Armored Core, King´s Field o Tenchu y de recientes lanzamientos como Ninja Blade. Durante toda su trayectoria siempre han ofrecido una visión particular de los videojuegos, alejándose en muchas ocasiones de los típicos patrones a la hora de desarrollar títulos en los que priman la originalidad y la calidad.

A continuación vamos a tratar de plasmar todas y cada una de las virtudes que han llevado al éxito a Demon´s Souls, que se ha situado como una de las mejores experiencias jugables en todo el catálogo de Playstation 3.

Historia

El rey Allant, en busca de prosperidad para su pueblo, recurrió al tremendo poder de las almas. Gracias a ellas, el reino del norte, Boletaria, fue considerado como un paraíso en la tierra por las gentes de los pueblos lejanos, hasta que un día una espesa niebla rodeó las afueras del reino, la cual aisló a su gente del mundo exterior. Se dice que aquel que entra en la niebla nunca vuelve, pero uno de los caballeros del rey, Vallarfax, el de las garras gemelas, consiguió cruzar la niebla y contarle al mundo sobre lo que allí ocurría. Poco después, el rey Allant despertó al Antiguo, la gran bestia que descansaba sumido en su sueño eterno debajo del Nexo. Por si esto fuera poco, la niebla había comenzado a penetrar por completo en el reino de Boletaria, creando a su paso demonios infernales ávidos de almas humanas. Aquellos que perdían su alma también perdían su memoria, lo que causaba ataques sin piedad a los que todavía conservaban la suya propia. Por si esto fuera poco, cada vez que un demonio conseguía devorar un alma humana, éste se volvía más y más poderoso. A través del tiempo, la leyenda ha ido de boca en boca hasta hoy, pero lo que sí es cierto es que a aquel que decide aventurarse en la espesa niebla nunca más es visto por nadie...

1 2 3 4 5 »

Comentarios de los usuarios:


Para poder aportar cualquier tipo de contenido a VicioJuegos.com necesitas estar registrado y además haberte conectado.

Elige lo que quieres hacer:


Redactor/es o colaborador/es de esta sección: ____GEX_____, Aeternus, beto, Ender_Chief, future, Rodri, Hagaren.
Actualmente hay conectados 2 usuarios registrados y 44 invitados.
374 ms.
© Sortes Ingeniería Informática, S.L. 2002 - 2014 | Diseño web por Juan Palma García