Viciojuegos.com - Aquí jugamos todos
  

Deus Ex: Human Revolution

Xbox 360



Análisis

Evolución a la carta

La esperadísima tercera entrega de Deus Ex se pregunta qué pasaría si la especie pudiera cambiar a golpe de tecnología.

Por Pablo Ayllón Lolo | Publicado el día 22/08/2011 18:03

Es la hora. Tras un seguimiento exhaustivo por fin tenemos entre manos Deus Ex: Human Revolution, heredero del juego que allá por el lejano año 2000 definió un nuevo concepto al mezclar rol y la acción táctica en primera persona. En efecto, el que es uno de los géneros más apreciados actualmente no es precisamente algo nuevo para los que jugaron a Deus Ex, todo un clásico dirigido por Warren Spector que, cosas de la vida, se puso a la venta poquísimo después que ese fiasco innombrable a lo Waterworld conocido como John Romero's Daikatana. Ambos juegos fueron desarrollados por Ion Storm, estudio desaparecido que años después se atrevió con una continuación algo menos recordada subtitulada Invisible War. El caso es que Eidos mantuvo los derechos de la serie como distribuidora y ahora, mucho tiempo después, se propone no continuar la historia, sino empezarla.

La trama de Human Revolution tiene lugar 25 años antes que la del Deus Ex original. Es 2027 y el mundo se enfrenta a un dilema moral producto de uno de los avances científicos más grandes de la historia: la modificación del cuerpo humano mediante implantes de alta tecnología o aumentos. La competencia entre los fabricantes es brutal, pero lo realmente preocupante es su proyección en la sociedad. Ciudades que a principios del siglo XXI eran prósperas se han convertido en refugios para los que no se pueden permitir estas mejoras, seres humanos de segunda que a menudo buscan una salida en la delincuencia.

Las calles de Detroit están llenas de prostitutas, bandas y agentes de policía que prefieren no adentrarse en según qué barrios. Aunque no lo parezca, aquí también se encuentra la sede de Sarif Industries, empresa a la cabeza en el desarrollo y la comercialización de aumentos. Su presidente, el autodenominado filántropo David Sarif, encargó la seguridad de sus instalaciones a Adam Jensen, un tipo con aspecto de duro al que precisamente expulsaron de los SWAT. Quizá no tenía el mejor expediente, pero llegó por recomendación de Megan Reed, la mujer que está detrás de toda la investigación. Es del dominio popular que hubo algo entre ellos y que a Jensen nunca le ha gustado un pelo el negocio, en particular porque casi todo los que vende Sarif Industries va a parar al ejército. Megan no lo ve así, realmente cree que los implantes pueden llegar a todo el mundo, y así se lo hace ver a Jensen un día en el que éste vuelve a dudar de su trabajo. El mismo día que entran unos asaltantes aumentados y la matan para después hacer lo propio con sus colegas científicos.

Jensen sale muy malherido del incidente, pero se recupera seis meses después. No es fruto de un milagro, sino de los aumentos que le han colocado por todo el cuerpo. Para salvarse se ha convertido en aquello que siempre odió. Una vez pasado el trauma se reúne con Sarif y ambos trazan un plan para averiguar quién se la tiene jurada a la empresa y ha asesinado a Megan, algo que llevará al protagonista por distintos lugares del globo venidos a menos como la propia Detroit, una isla de Shangái, Montreal (todo queda en casa) y otros que no queremos ni debemos revelar. Basta con apuntar que el conflicto alcanza una magnitud al principio impensable y que la historia lleva por caminos muy interesantes para enlazar poco a poco con la del primer Deus Ex.
1 2 3 4 »

Comentarios de los usuarios:


Para poder aportar cualquier tipo de contenido a VicioJuegos.com necesitas estar registrado y además haberte conectado.

Elige lo que quieres hacer:


Redactor/es o colaborador/es de esta sección: ____GEX_____, Aeternus, beto, Ender_Chief, future, Rodri, Hagaren.
Actualmente hay conectados 19 usuarios registrados y 90 invitados.
1349 ms.
© Sortes Ingeniería Informática, S.L. 2002 - 2014 | Diseño web por Juan Palma García