Viciojuegos.com - Aquí jugamos todos
  

Grand Theft Auto: Episodes from Liberty City

PlayStation 3



Análisis

La reina y los condenados

Problemas con la bebida, problemas con el juego, problemas con las drogas y las armas de fuego.

Por Pablo Ayllón Lolo | Publicado el día 16/04/2010 11:08

Una inversión tan grande como la que hizo Rockstar con Grand Theft Auto IV se tiene que amortizar, razón por la cual la empresa anunció en su momento dos expansiones que finalmente se llamaron The Lost and Damned y The Ballad of Gay Tony. Un momento, ¿hemos dicho que son expansiones? Pues que el término no lleve a engaños, porque cada una se puede considerar un juego completo desde cualquier perspectiva. Tras jurar y perjurar que serían exclusivos para Xbox 360, el destino ha querido que también vean la luz en Playstation 3. Preparad la burra, la chupa de cuero y la pipa: ha llegado la hora de quemar la noche y el asfalto de Liberty City.

The Lost and Damned y The Ballad of Gay Tony, englobados en Episodes from Liberty City, presentan unos personajes y un contexto totalmente diferentes a los de Grand Theft Auto IV. No obstante, las tres historias están interconectadas, algo lógico si pensamos cómo es el mundo de la delincuencia organizada. De hecho, en ambos juegos coincidiremos tarde o temprano con Niko Bellic y alguno más, en particular si hay un maletín lleno de pasta por medio. Cada uno de los tres protagonistas va a su rollo, pero los tres tienen algo en común: no son ciudadanos ejemplares, de esos que van todos los domingos a misa con los niños, sino más bien los típicos malhechores que son el centro de atención en los telediarios estadounidenses. Las minorías siempre han dado mucho juego en GTA, pero Rockstar sabe reírse de todo el mundo por igual.

The Lost and Damned nos pone en el pellejo de Johnny Klevitz, un judío de treinta y pico años con cara de malas pulgas que se ha ganado el respeto de los Lost and Damned, una banda de moteros de Alderney que disfruta de la intimidación, los trapicheos y el Jack Daniel's. Las cosas marchan más o menos bien hasta que el jefe, Billy Grey, regresa de un centro de desintoxicación para reclamar el trono y hacer lo que más le gusta: meterse de todo y en todo, como la cantante inglesa del moño. El cambio en la organización genera discrepancias entre los miembros y una lucha por el poder entre Johnny, que no quiere desfasar más de la cuenta, y Billy, que se pirra por un gramo y por montar bronca con los Angels of Death, la banda rival. El caso es que Johnny, a sabiendas de que no puede traer nada bueno, decide aguantarse con todas las consecuencias.

El protagonista de The Ballad of Gay Tony es Luis López, un tipo cuadrado, de ascendencia dominicana y con un pasado más que traumático que se ha convertido en la mano derecha de Gay Tony, el propietario de los dos garitos más concurridos de Algonquin. En una acera está el Maisonette 9, y el Hércules en la de enfrente. Luis considera a Gay Tony (el apodo data del 85) lo más parecido a un padre que ha tenido en la vida, así que siempre está dispuesto a ejercer de portero en los locales, de guardaespaldas, de chófer o de asesor personal si éste se lo pide. Cuando Tony empieza a acumular deudas, juntarse con amistades poco aconsejables y consumir más droga de lo normal, el bueno de Luis (como si hubiera alguien bueno en GTA) intenta dar con una forma de rescatar el negocio y evitar que les pongan a dormir con los peces. Entre pitos y flautas, los dos acaban metidos hasta el cuello en todo tipo de asuntos turbios de la mano de la flor y nata de la ciudad, como un magnate árabe que está como una regadera, un tipejo vigoréxico que se cree la monda y hasta un mafioso ruso.
1 2 3 »

Comentarios de los usuarios:


Para poder aportar cualquier tipo de contenido a VicioJuegos.com necesitas estar registrado y además haberte conectado.

Elige lo que quieres hacer:


Redactor/es o colaborador/es de esta sección: ____GEX_____, Aeternus, beto, Ender_Chief, future, Rodri, Hagaren.
Actualmente hay conectados 13 usuarios registrados y 140 invitados.
499 ms.
© Sortes Ingeniería Informática, S.L. 2002 - 2014 | Diseño web por Juan Palma García