Viciojuegos.com - Aquí jugamos todos
  

Ikaruga

Dreamcast



Análisis

Disparando el Yin y el Yang

Un espléndido matamarcianos sirvió para saborear el final de la consola del espiral.

Por jredfield | Publicado el día 06/09/2006 22:13

De Radiant Silvergun a Ikaruga

Muchos recordarán a Radiant Silvergun, juego que tiene muchos paralelismos con el título que nos ocupa, pues fue desarrollado igualmente por Treasure, tampoco vio la luz fuera de Japón, también fue un mata-mata y fue erigido como uno de los grandes juegos (o el gran juego) de despedida de Saturn, igual que ha sido Ikaruga con Dreamcast. Incluso en el argumento tienen cierto parecido, puesto que el primero explicaba una historia alrededor de un poderoso prisma amarillo mientras que el segundo el objeto en cuestión es una piedra mágica de la que hablaremos más detenidamente; como vemos ambos juegos tienen un halo de misticismo que envuelve la historia para hacerla más interesante al jugador.

En el futuro lejano, cuando la tecnología domine las vidas humanas en Japón existe un floreciente reino llamado Horai, un pacífico reino que goza de la protección de la legendaria piedra Ubusunagami-Ouki-no-Kai, cuya magia equilibra el bien y el mal el mundo. La piedra mágica obraba milagros inexplicables para los humanos. Sin embargo, la facción radical Jinzu robó la piedra y su líder Hôrai Tenrô impuso su dictadura a los habitantes de Horai. La reacción llegó tarde, así que los Tenkaku, los valientes pilotos de las naves Hitekkai, empezaron una guerra perdida de antemano ante los Jinzu, que para entonces ya habían conseguido un poder aclaparador gracias a la piedra y eran invencibles.

En la batalla que supuso la derrota definitiva de los Tenkaku, el joven Shin-ra fue el único piloto superviviente y fue salvado de una muerte segura por los ancianos de un pueblo llamado Ikaruga, santuario alejado de la tecnología donde la magia destilaba poder por todo el territorio. Shin-ra se restableció milagrosamente rápido de sus heridas y pidió ayuda a los habitantes de Ikaruga, y los ancianos de la aldea proporcionaron una nave construída con sus propias manos a Shin-ra para que cambiase el advenedir de Horai y lo liberase de la dictadura de los Jinzu.

Era el momento de reiniciar la lucha contra los Jinzu y destruir a su ejército de naves, aunque fuese sólo hasta llegar a la torre imperial, en el mismo corazón de Horai, con la única ayuda de la nave Ikaruga y los proverbiales consejos de los ancianos.

La historia se desarrolla en cinco capítulos: Ideal, Tentativa, Fe, Realidad y Metempsicosis (mil y un perdones si la traducción no es exactamente así). Dichos títulos sugieren la lucha de la humanidad hacia la Iluminación, con el aura que envuelve la nave Ikaruga simbolizando el alma humana. Siguiendo con la mística oriental, la bipolaridad de la nave tiene un claro referente en el Yin-Yang.

La BSO no se queda atrás en cuanto a belleza. Las piezas musicales del título corren de la mano de hiroshi Iuchi, el mismo compositor de Radiant Silvergun, lo cual dice todo, y es que la melodía se mezcla de tal manera con el desarrollo del juego que se convierte en una delicia para nuestros oídos, y es que las piezas gozan del mismo toque místico que tiene el argumento. Los efectos de sonido son igual de geniales, está todo lo que debe haber en un matamarcianos (disparos de diferente tipo y explosiones básicamente) y cuidado hasta el extremo.

La nave Ikaruga debe salvar Horai

Solo una nave contra los Jinzu

Todo está en manos de Shin-ra el último de los Tenkaku
1 2 3 »

Comentarios de los usuarios:


Para poder aportar cualquier tipo de contenido a VicioJuegos.com necesitas estar registrado y además haberte conectado.

Elige lo que quieres hacer:


Redactor/es o colaborador/es de esta sección: ____GEX_____, Aeternus, beto, Ender_Chief, future, Rodri, Hagaren.
Actualmente hay conectados 32 usuarios registrados y 223 invitados.
344 ms.
© Sortes Ingeniería Informática, S.L. 2002 - 2014 | Diseño web por Juan Palma García