Viciojuegos.com - Aquí jugamos todos
  

Metro: Last Light

PC


Shooter en 1ª Persona

2

Europea

Ver Más

Desarrolladoras/s

4A-Games

Productora/s

THQ

Distribuidoras/s

Koch Media

Puntuación media
89,00

Análisis

Glasnost subterránea

La serie de Metro recibe su segunda entrega, que hace lo que hacen casi todas las segundas partes: más y mejor

Por Quetzal | Publicado el día 13/05/2013 18:03

Han pasado ya bastantes años desde mi crítica al primer Metro y la verdad es que mirándola ahora no me reconozco. Tengo que admitir que me equivoqué, jugué el juego con demasiadas prisas y en una plataforma inferior (es decir, no PC), padeciendo un doblaje español que no estaba a la altura, forzando el ritmo demasiado como para poder apreciar debidamente los méritos del juego. Luego, cuando volvió a salir en Steam por 5€, decidí rejugarlo en PC en modo Ranger (el más difícil), lo cual me permitió disfrutar del juego en su totalidad. Los escenarios, la ambientación, la historia- esta vez correctamente doblada- lo cierto es que el juego me pareció sorprendente, tanto que posiblemente debería haberle subido la nota al menos ocho a nueve puntos al juego original. Todos cometemos errores, menos mal que esta vez he podido jugar a Last Light en óptimas condiciones, haciendo uso de un PC potente (e incluso con efectos 3D) y de la mentalidad correcta. Porque Metro 2033 no era realmente un shooter, sino más bien un juego de terror con disparos. Claro que en su desarrollo había bastantes errores, por ejemplo, el juego planteaba muchas escenas de sigilo, sin embargo era prácticamente imposible completarlas sin ser detectado, puesto que las mecánicas de sigilo estaban simple y llanamente mal planteadas. Esta segunda parte, diseñada por el mismo estudio ucraniano que se encargó de la primera, viene con las pilas puestas y dispuesto a hacer que nos quedemos boquiabiertos.

La historia la retoma donde la dejó el anterior juego, de manera que para aquellos que sean nuevos a la saga quizá sea prudente fijarse bien en la introducción. Una raza mutante conocida como "los oscuros" fue aniquilada en la anterior entrega, sin embargo todavía queda viva una de estas criaturas. Después de su desaparición, el líder de nuestra orden le pide a Artyom- el protagonista- que inicie una búsqueda tras este monstruo, que fundamentalmente es el macguffin que todos los personajes del juego andan buscando. Por supuesto este ser tiene unas cuantas implicaciones tenebrosas- ya las vimos en el anterior juego, regresan aquí- y lo cierto es que como elemento de suspense funciona bastante bien. Pero lo importante no es el objetivo, sino el camino, y Artyom va a encontrarse con muchos personajes en su camino, esta vez mucho mejor desarrollados que en la primera parte, cada uno con sus motivaciones y objetivos: amigos, traidores y enemigos aparecen y desaparecen del camino, cada uno ayuda a explicar un poco mejor este mundo post-apocalíptico donde la población de Rusia está forzada a vivir en los túneles del metro, sitiada por mutantes de todo tipo. Algunos enemigos regresan, pero también hay algunas criaturas nuevas dispuestas a dificultarnos el camino. También las facciones del primer juego se presentan aquí: fascistas y comunistas siguen librando una guerra bajo tierra, unos se dedican a exterminar a toda persona que demuestre mutaciones o sea- según sus criterios- inferior. Los otros intentan lograr la paz del metro asimilando a todos los ciudadanos bajo un mismo sistema, totalitario pero efectivo. En conjunto la historia resulta bastante interesante, aunque como sucedía en el primer juego, tampoco aquí sobran las vaguedades, que ayudan a mantener el particular universo del juego bajo un aura de misterio.

Lo que sí resulta un poco extraño a nivel narrativo es el mutismo del personaje. En el anterior juego este problema no cantaba tanto, pero ahora que las relaciones de otros personajes con Artyom están mucho más depuradas, resulta totalmente absurdo que el personaje se mantenga callado y nadie haga la más mínima observación sobre esta mutez. Artyom solamente habla en las pantallas de carga entre misiones, narrando la historia, pero no dice nada durante el juego. ¿Cómo es posible que un personaje que me acaba de conocer y no sabe quién soy de pronto se refiera a mí por mi nombre? En algún momento se lo habré dicho, digo yo. Casi parece que los diálogos estén cortados para recibir solamente las respuestas de los otros personajes. Entiendo que el protagonista mudo busca crear mayor inmersión e identificación con el jugador, pero en este caso se lleva demasiado lejos y suspender la incredulidad cuesta un poco. A esto se añade el hecho de que los objetos secretos de Metro: Last Light parecen ser páginas del diario del propio Artyom. No acabo de entender cómo el protagonista puede ir por ahí encontrando páginas escritas con sus propios pensamientos, en lugares que nunca ha pisado. La narrativa sigue teniendo bastante calidad, pero todas estas discordancias narrativas me obligan a condescender demasiado.

En este mundo nadie es feliz

El juego iba a tener multi, pero lo cancelaron...¡Bien!

En estos bares aún se permite fumar

Qué hermosa luz radioactiva

¡Moskau, Moskau, Moooskau!

La ambientación de las estaciones está muy bien conseguida
1 2 »

Comentarios de los usuarios:


Para poder aportar cualquier tipo de contenido a VicioJuegos.com necesitas estar registrado y además haberte conectado.

Elige lo que quieres hacer:


Redactor/es o colaborador/es de esta sección: ____GEX_____, Aeternus, beto, Ender_Chief, future, Rodri, Hagaren.
Actualmente hay conectados 13 usuarios registrados y 58 invitados.
287 ms.
© Sortes Ingeniería Informática, S.L. 2002 - 2014 | Diseño web por Juan Palma García