Viciojuegos.com - Aquí jugamos todos
  

Off Topic


301638 aportaciones
Foro en el que hablar de cualquier tema no relacionado con los videojuegos o las anchoas.

Partida de rol: Personajes

Javox

[ 1828 aportaciones | (8108 VJs) ]

Cult series

Citando a elobato:
Citando a javox:
Citando a elobato:
Citando a Cintet:
una vez comenzemos, la partida no estará cerrada a que entren jugadores nuevos.




Por mí empezábamos mañana mismo...


Sí, pero prefiero empezar desde el principio. En cuanto me apunte, por mí también empezaríamos al día siguiente

Juas. Qué bien piensas en los demás Yo creo que hasta el domingo, que es cuando teóricamente empezamos todos, tienes tiempo de sobra ¿no? Porque supongo que no vas a estar TODO el fin de semana ocupado (estudiando alguna recuperación, supongo) ¿me equivoco?
Regístrate o inicia sesión para responder a esta aportación.

elobato

[ 9209 aportaciones | (9836 VJs) ]

Citando a javox:
Citando a elobato:
Citando a javox:
Citando a elobato:
Citando a Cintet:
una vez comenzemos, la partida no estará cerrada a que entren jugadores nuevos.




Por mí empezábamos mañana mismo...


Sí, pero prefiero empezar desde el principio. En cuanto me apunte, por mí también empezaríamos al día siguiente

Juas. Qué bien piensas en los demás Yo creo que hasta el domingo, que es cuando teóricamente empezamos todos, tienes tiempo de sobra ¿no? Porque supongo que no vas a estar TODO el fin de semana ocupado (estudiando alguna recuperación, supongo) ¿me equivoco?


Si el primero que lo dijiste eres tú Y no lo dije en el mismo sentido. Yo por mí empezaríamos el fin de semana de la semana que viene, así daríamos tiempo a que se apuntara quien quisiera, que igual hay alguien que no ha tenido tiempo de pasarse y en unos días verá esto (aunque también sería interesante y le daría vida al juego que se apuntara gente empezada la partida). Sin embargo, aunque esa gente se tuviera que apuntar empezada la partida, yo ya tengo mi personaje y si empezamos al día siguiente no me afecta.

Bueno, me pasé diciendo que la semana que viene. Este viernes-fin de semana lo tendré
Y de fin de semana ocupado... las recuperaciones son todas en enero, aunque yo solo tengo la de matemáticas. Y son fáciles, a si que tampoco es para tanto.

Por ahora, llevo un rato informándome sobre el Cthulhu (¿lo he puesto bien?), la llamada y demás de Lovecraft relacionados con el Zulu.
Regístrate o inicia sesión para responder a esta aportación.

ONLYTHEBEST

[ 2433 aportaciones | (2653 VJs) ]

Siempre que exista una luz, existirá una sombra.

Me llamo Adam Taylor.

Nací en 1899 en el gran Imperio Británico. Hijo de trabajadores del campo en una época de poco auge económico, pasé mis primeros años de vida bastante aislado de los niños de mi edad. En realidad, el único otro niño que había en aquella explotación era el hijo del dueño del campo, que era un par de años mayor que yo.

El aislamiento de compañeros de juego me obligo a madurar bastante deprisa, ya que solo podía relacionarme con los adultos y algún que otro animal de la finca. Por ello aprendí rápidamente a interpretar lo que quería los demás. Era capaz de saber cuando un adulto estaba enojado, contento o tenía problemas. Eso me permitía establecer conversaciones, pero a la vez despertó en mí la necesidad de saber que era lo que había provocado aquellas sensaciones. Incluso cuando algún extranjero había aparecido pidiendo indicaciones en un idioma que para mí era desconocido, había comprendido su problema y le había ayudado a encontrar lo que buscaba.

Al ir creciendo, me vi obligado a trabajar en la finca con mis padres. No era un trabajo excesivamente grato. Requería un gran esfuerzo físico y la remuneración era la justa para poder mantenerme sin que mis padres tuvieran que pasar hambre.

Por ello, cuando el hijo del dueño fue enviado a la universidad y a mí me propusieron enviarme con él para que me ocupara de sus necesidades a la vez que tenía acceso a una formación, accedí encantado. Mathew, pues así se llamaba, había crecido de forma acomodada, había asistido a la escuela y tenía un gran interés en las ciencias. Así que cuando obtuve el nivel adecuado de lectura para empezar a formarme, aproveché los intervalos entre servicios para estudiar el material que podía obtener de sus estudios. No era un conocimiento exhaustivo: Algo de física por aquí, conocimientos de mecánica y un poco de química. Retazos de todo el conocimiento al que tenía acceso Mathew, pero más de lo que jamás habría podido tener si me hubiera quedado en la finca.

Cuando - al alcanzar Mathew la mayoría de edad - fue llamado a filas, me llevo con él. Es cierto que gracias a sus influencias y a que era demasiado joven, me libre muchas veces de entrar en combate. Me encargaba de hacer aquello que él me ordenaba y de el mantenimiento del armamento. Por suerte para mi, las pruebas de mantenimiento del armamento me fueron de gran utilidad en las pocas veces en las que tuve que luchar por mi vida. Aquellas ametralladoras no eran fáciles de manejar, y se tenía que tener mucho cuidado con los explosivos.

Cuando la guerra acabo, Mathew no era el mismo. Todos habíamos cambiado, pues por poco que participes una guerra te hace ver cosas que jamás hubieras imaginado, barbaries lejos de lo que uno considera el límite de la humanidad. En su caso, el pesimismo y la decadencia se habían apoderado de él. Lo único que le sacaba de ese estado eran las historias de los soldados de otros países, sobre todo los americanos. Por ello tomó la decisión de irse a los Estados Unidos para ver aquellas ciudades y escuchar aquella música de la que tanto le habían hablado. El alcohol y el tabaco también eran un factor a tener en cuenta. Y a mí me llevo con él.

Ahora estamos camino de la Ciudad de Arkham, de donde decía provenir uno de los pocos soldados americanos que conocimos. Según él, en los tugurios del casco antiguo de la ciudad se encuentran los mejores músicos de jazz y Blues de todos los estados unidos. Cuando bajemos del dirigible, cogeremos un coche para llegar hasta allí.


______________________________________________________________________________________

Espero que la ambientacion escojida sea la adecuada y que el hecho de que en realidad lleguen 2 personajes, de los cuales solo controlo a Adam, no sea un problema
Regístrate o inicia sesión para responder a esta aportación.


Adam Taylor



Algunos creen que la revolucion es dar vueltas alrededor de un unica idea. Pero, al final, no terminan en el mismo punto que empezaron?

Cintet

[ 1759 aportaciones | (2409 VJs) ]

Por cada Vj que gane, me como un gatito

¡Sois un puto ejército! Cthulhu está temblando.

Me parece super obsceno decir ¨No, tú no puedes jugar, somos demasiados¨. Pero tendréis que entender que, al ser tanta gente, la partida estará menos personalizada de lo normal. Al menos al principio, luego lógicamente quien más participe, más protagonismo irá teniendo en la partida. También me alegra porque si algún facineroso se lo va dejando, no nos deja a los demás colgados, podremos continuar. Esto no es una invitación a que os dejéis la partida la mínima, facinerosos.

Está bien, doy hasta el lunes para empezar la partida, porque me lo habéis pedido. Cthulhu for cristmas.
Regístrate o inicia sesión para responder a esta aportación.

Quetzal

[ 17536 aportaciones ]

We're All Mad Here



Todavía hoy en día son escasas las informaciones acerca del Príncipe Radian. Se sabe que nació en Demarara, en la Guyana bajo el dominio inglés. La mayoría de datos ante este misterio de la naturaleza se desconocen, si bien la gente le recuerda todavía hoy por la breve escena que representó en la película Freaks, en 1932.

Se sabe también que tuvo cinco hijos con una mujer llamada "La Princesa Sarah", por lo demás, pues lo miráis en la Wikipedia. En realidad no conocemos muchos datos de los dos príncipes en cuestión, así que a partir de aquí se acaba la realidad y empieza la ficción.

"La princesa Sarah" en cuestión se llamaba en realidad Sarah Lin, hija de inmigrantes chinos que llegaron a Deadwood (sí, ¿qué pasa?) durante la fiebre del oro. Vamos, una oriental. Era también una freak, en este caso, tenía una condición llamada hipertricosis, que hacía que le creciera pelo por todo el cuerpo:





Un defecto peli-agudo (ajaja) que solucionaba mediante muchísima depilación, días y días arrancándose el pelo con tiras de cera. Este dolor constante empezó a sumirla en la locura, poco a poco.

En esta familia- de los otros hermanos no hablemos que no vienen al caso- estaba Kayleigh. Kayleigh vivió en el ambiente circense toda su vida, nunca fue bien aceptada en el circo, puesto que su constitución débil la hacía inútil para trabajos más pesados, y sin tener aparentemente ningún talento, acompañó a su padre en calidad de lastra. Los chicos tendrían alguna salida, ¿pero quién iba a tomar como esposa a la hija del hombre gusano y la mujer mono? Además, en el circo tenían que alimentarla a cambio e los pocos trabajos que podía realizar. Estando tan loca su madre, Malena- la adivina del circo- fue la única que quiso cuidar de Kayleigh. Así, además de enseñarla a leer, ella le descubrió el mundo de las simbologías del tarot y de la kábala, claro que todas ellas filtradas según la propia interpretación de Malena, que aunque de buen corazón, no de tan buen hígado cuando de tanto beber se la llevó la cirrosis. Malena kaputt. A estas alturas Kayleigh rondaba los quince años, y no encontrando razones para seguir en el circo, partió a vagabundear durante dos años, entrando en el mundo de las drogas: morfina, pegamento... pero ninguna como el opio. El opio, que ella casi sentía como una manera de volver a su origen, a una China lejana y exótica totalmente idealizada en su cabeza.


Es el opio lo que le descubrió su talento. Al tomar opio, Kayleigh entra en un estado de ensoñación por el cual se transforma en una sibila délfica. Por supuesto siempre es vaga, no es capaz de predecir cosas exactamente, pero sí posee un estado de consciencia extraño, como si estuviera siempre prendida de magia, siempre en la frontera entre el mundo real y algún tipo de fantasía oscura. Habla, a veces, de espíritus extraños, de las diferentes formas del alma, de a saber qué reinos extraños...la gente, por supuesto, la toma por loca, pero los que la han visto ejercer sus poderes bajo el trance del opio aseguran que sus- ya he dicho vagas- predicciones y visiones tienen mucho de verdad.

La mente de Kayleigh es una malgama incomprensible de simbologías que ha ido recogiendo, mezclando a su manera, interpretando a través de las drogas...sus estudios de aficionada a la cultura china- lo poco que se encontraba en la época, libros absurdos y escandalosos escritos por colonos cristianos- mezclados con interpretaciones alcohólicas del tarot, las religiones...la han hecho una tipa muy rara. Su adicción también colabora.

Por supuesto sus habilidades sociales son nulas, o prácticamente. No es que sea totalmente incapaz de comportarse, puede hasta sonreír hipócritamente o jugar un papel de profesional aceptable, pero es fácil que esa faceta se debilite y la misantropía le salga rápido. Claro que tras vivir a la intemperie y viajando tantos años, huyendo de psiquiátricos, en algún lugar debía acabar Kayleigh. Por supuesto, de pitonisa. En un pequeño apartamento en el barrio chino de Arkham- si es que lo tiene- ayudando a mujeres engañadas y a detectives privados incompetentes. Una vez incluso a la policía, así de desesperados iban los hombres de la ley buscando a un asesino en serie. Y Kayleigh no falla. El problema es que nadie es capaz de soportarla demasiado tiempo: su carácter es terrible, su egocentrismo absoluto y su coraza impenetrable. Pero se saca sus dineros, paga su piso y no mata a nadie, así que mientras no moleste es sólo una solitaria y nada molesta pirada.

Kayleigh tiene ahora 27 años y ningún amigo, salvo tal vez algún detective privado que intenta ligar con ella, pues aún estando loca no está exenta de un cierto atractivo. La mayoría no lo consiguen, y si alguno pasa una noche con ella, suele irse asustado para no volver.

Aunque Kayleigh, aún siendo solitaria y antisocial, no vive encerrada en casa. De la buena de Malena aprendió a tragar como una condenada, y es ahí donde van sus clientes, a la borracha de la mesa siete en el Cabaret Voltaire.





El dibujo de Kayleigh ya lo pondré más adelante, aún no tengo muy claro qué pintas tiene que llevar, estoy entre femme fatale charlestonera, bruja gitana o mujer travestida con ropa de hombre a lo Dietrich.


Provisionalmente y a falta de dibujo todavía, algo así pero en versión decadente:

Regístrate o inicia sesión para responder a esta aportación.

elobato

[ 9209 aportaciones | (9836 VJs) ]

Citando a Cintet:
¡Sois un puto ejército! Cthulhu está temblando.

Me parece super obsceno decir ¨No, tú no puedes jugar, somos demasiados¨. Pero tendréis que entender que, al ser tanta gente, la partida estará menos personalizada de lo normal. Al menos al principio, luego lógicamente quien más participe, más protagonismo irá teniendo en la partida. También me alegra porque si algún facineroso se lo va dejando, no nos deja a los demás colgados, podremos continuar. Esto no es una invitación a que os dejéis la partida la mínima, facinerosos.

Está bien, doy hasta el lunes para empezar la partida, porque me lo habéis pedido. Cthulhu for cristmas.


Con las descripciones tan detalladas y dedicadas, y la gente que se ha apuntado, no tiene mucha pinta de que vaya a haber dejadez. Pero casi siempre pasa que se apunta más gente de la que luego participa. Luego, si a alguien le matan, o si pasa algo raro, se disminuye la gente. Digo algo raro porque me imagino que podrá pasar algo tipo "uno de nosotros sabe dónde está la cueva de cuyas estalactitas cae un agua que conseguirá salvar a otro de nosotros, envenenado por una mordedura de serpiente" cuando en realidad es que va a estar un tiempo de viaje, o algo así.

Ojo, que es la primera vez que participo en algo de esto, no tengo ni idea
Regístrate o inicia sesión para responder a esta aportación.

Tini

[ 1882 aportaciones | (1908 VJs) ]

Hello Catil ! ! !

Quet, la primera imagen que has puesto es de Freaks, ¿no?
Joder, que peliculón
Regístrate o inicia sesión para responder a esta aportación.

Cintet

[ 1759 aportaciones | (2409 VJs) ]

Por cada Vj que gane, me como un gatito

Onlythebest: veo que has dejado de lado lo de hablar con los animales o con los monstruos, me alegro...

Iba a decirte que ese poder es completamente inverosímil. Supongo que ya te has informado de qué va este universo y sabes que no es un dungeons con pistolas y zombis. Por otra parte, si hubieras querido algo así como empatía animal, te hubiera sugerido que vieas la película `Dersu Uzula¨.
Regístrate o inicia sesión para responder a esta aportación.

Cintet

[ 1759 aportaciones | (2409 VJs) ]

Por cada Vj que gane, me como un gatito

Quetzal, esa china me pone cachondo. ¿En qué peli sale?
Regístrate o inicia sesión para responder a esta aportación.

Quetzal

[ 17536 aportaciones ]

We're All Mad Here

Citando a Cintet:
Quetzal, esa china me pone cachondo. ¿En qué peli sale?


Es Gong Li, la musa de Zhang Yimou, y la que protagoniza la mayoría de sus pelis. La foto en cuestión es de la peli "Shanghai Triad", que es una peli de las triadas chinas de los años 30 con un glamour que te cagas. También sale en 2046, la de Wong Kar Wai, y hace una interpretación brillante, excelente y maravillosa en la no tan brillante ni tan excelente "La maldición de la flor dorada", película que fundamentalmente se sostiene sobre su interpretación...bueno, y en su escote. De hecho fui a verla al cine con mi hermano y me dijo que le distraía demasiado mirarle las tetas.

De jovencita era una chinita mona y guapilla, pero a medida que han ido pasando los años, ha mejorado, de la chinita inocentona de La linterna roja ha pasado a ser una tía con aspecto de femme fatale con mucho carácter.

También es la mala en Memorias de una Geisha.
Regístrate o inicia sesión para responder a esta aportación.
Última edición: Quetzal, 19/12/09 17:08

Aceskies

[ 9058 aportaciones | (41729 VJs) ]

Deeply spiritual.

Citando a Quetzal:
Citando a Cintet:
Quetzal, esa china me pone cachondo. ¿En qué peli sale?


Es Gong Li, la musa de Zhang Yimou, y la que protagoniza la mayoría de sus pelis. La foto en cuestión es de la peli "Shanghai Triad", que es una peli de las triadas chinas de los años 30 con un glamour que te cagas. También sale en 2046, la de Wong Kar Wai, y hace una interpretación brillante, excelente y maravillosa en la no tan brillante ni tan excelente "La maldición de la flor dorada", película que fundamentalmente se sostiene sobre su interpretación...bueno, y en su escote. De hecho fui a verla al cine con mi hermano y me dijo que le distraía demasiado mirarle las tetas.

De jovencita era una chinita mona y guapilla, pero a medida que han ido pasando los años, ha mejorado, de la chinita inocentona de La linterna roja ha pasado a ser una tía con aspecto de femme fatale con mucho carácter.

También es la mala en Memorias de una Geisha.

Es verdad, que delantera se gasta la jodía:
Regístrate o inicia sesión para responder a esta aportación.

Cintet

[ 1759 aportaciones | (2409 VJs) ]

Por cada Vj que gane, me como un gatito

Citando a Quetzal:
Citando a Cintet:
Quetzal, esa china me pone cachondo. ¿En qué peli sale?


La foto en cuestión es de la peli "Shanghai Triad", que es una peli de las triadas chinas de los años 30 con un glamour que te cagas.


Link ya.
Regístrate o inicia sesión para responder a esta aportación.

ONLYTHEBEST

[ 2433 aportaciones | (2653 VJs) ]

Siempre que exista una luz, existirá una sombra.

Citando a Cintet:
Onlythebest: veo que has dejado de lado lo de hablar con los animales o con los monstruos, me alegro...


Hombre, mas que dejarlo de lado, lo he nerfeado masivamente: Ahora la cosa queda en cierta experiencia en el trato con los animales (infancia en la granja) y una capacidad aceptable de comprension de los demas, incluidos extrangeros que hablen en otro idioma.

Claro, todo queda dentro del genero humano, que mas o menos tiene ciertas reacciones similares en todas las partes del mundo. Si me aparece una criatura de los mitos, probablemente al intentar saber que es lo que piensa me comere los mocos porque es un bicho sin relacion con los seres humanos, con su propia conducta que mi personaje desconoce... Como mucho, por el trato con los animales, podria evaluar una posible situacion de peligrosidad tipo "te aparece un perro negro que te llega a la altura del pecho", pues "por su experiencia con los animales, decide que es una animal peligroso y se refugia en X".

Mas o menos algo asi
Regístrate o inicia sesión para responder a esta aportación.


Adam Taylor



Algunos creen que la revolucion es dar vueltas alrededor de un unica idea. Pero, al final, no terminan en el mismo punto que empezaron?

elobato

[ 9209 aportaciones | (9836 VJs) ]

Mi diario
Javier García.

23 de octubre de 1904

Querido diario:

Hace ya casi siete años que no cojo pluma y papel para escribir. A los once años, cuando abandoné el colegio y me colé en el ejército. Aquellos recuerdos jamás se borrarán de mi memoria. Todavía me acuerdo del colegio San Eufrasio, en Ourense. Para 1898 mi padre murió por un derrumbamiento en la mina, y mi madre falleció en circunstancias desconocidas. Encontraron su cadáver a las afueras del pueblo, destrozado. Posiblemente se la comieron los lobos. Una semana después, mi hermano pequeño fue adoptado por una familia vecina. Yo me quedé solo y huérfano, algo mal visto por la gente, a si que tras dos días de mendigar por las calles, cogí un par de manzanas y me fui del pueblo.
Pasé semanas de peregrinaje hasta que llegué a Pontevedra, sucio, hambriento y sediento. En un acto de desesperación conseguí colarme en un barco del ejército, con destino a la guerra de Cuba. Allí tenían comida y bebida. Afortunadamente me escondí dentro de una caja llena de ropa militar y me embarcaron sin enterarse. Durante el viaje me alimenté de lo que encontraba en las cajas. Aquello fue el peor momento de mi vida. Varias semanas encerrado en un oscuro almacén de barco.
El día en que desembarcamos, un militar me descubrió e intentó protegerme, pero tuve que coger las armas para defenderme. Aquella isla estaba en guerra. Pasé desde junio hasta casi el fin de la guerra en el campamento militar donde desembarcó la tripulación del barco. Mientras no molestara y cogiera las armas, podía quedarme. También es cierto que no fui precisamente un buen soldado. Pasaba los días en el campamento sin hacer nada, y de vez en cuando tuve que ir a defender líneas. La puntería se me daba bien, a si que tampoco vine mal.
Pero dos días antes de que el bando enemigo ganara la guerra, nuestro campamento fue asediado por los estadounidenses. La mayoría de mis "compañeros" perecieron en defensa de la base, pero yo cogí un rifle, munición, y hui. toda la zona estaba cubierta de militares estadounidenses, pero milagrosamente encontré mi salvación: un bote de españoles y cubanos que estaba a punto de partir. Me dejaron unirme a ellos y nos adentramos en el mar. En el bote íbamos catorce personas: ocho cubanos, cinco militares españoles y yo. Uno de los militares pertenecía al grupo con el que estuve yo. Navegamos alrededor de una semana perdidos por el mar, sin saber siquiera si llegaríamos a algún sitio. Murieron cinco de nosotros, que posteriormente nos sirvieron de alimento. El bote llevaba dos garrafas de cinco litros de agua y cuatro pescados. A mí me cedieron la mayor parte de comida cuando tocaba reparto. Aun así, todos pasamos hambre.
El día 30 de agosto llegamos a la costa de Florida. El bote no hubiera aguantado mucho más, a si que tuvimos suerte. Solo quedábamos cinco de los catorce. Un cubano, tres militares (entre ellos mi compañero de campamento) y yo. Sé la fecha porque un lugareño nos encontró y, gracias a los conocimientos de inglés del cubano, le contamos lo sucedido. El hombre era una persona sencilla y agradable. Tenía una granja cerca de Homestead y nos acogió hospitalariamente en su casa hasta que nos dio la dirección de un centro de caridad de las monjas en Miami. Allí podríamos pasar un tiempo y recuperarnos, hasta buscar algo de lo que vivir.
Las monjas nos recibieron con los brazos abiertos. Allí aprendí inglés y a hacer varios tipos de dulces. Yo, junto con el cubano, que se llamaba Agustín, trabajábamos el huerto del centro. Además, a los pocos días de llegar nosotros se incorporó un francés al que la vida le había tratado muy mal, y me enseñó un poco de su idioma.
Pasamos mes y medio en el centro con las monjas, hasta que nos recuperamos del todo y nos consideramos capaces de buscarnos la vida de alguna forma. Yo dependía totalmente de Julio, mi antiguo compañero del campamento militar. No me separaba de él para no ganarme problemas, ya que los cinco estábamos indocumentados. No existíamos para el mundo. Preferíamos no separanos para asegurarnos la mayor estabilidad posible. Pero aquella unión no duró mucho tiempo. Uno de los militares, Andrés, se echó a una novia de Miami, que le sacó de la pobreza. Otro de los militares, César, se suicidó con su arma.
Quedábamos Agustín, Julio y yo, Javier. No sabíamos qué hacer, solos en Miami, sin documentación.
Agustín, cuya ascendencia materna procedía de Estados Unidos, recordó que tenía familia materna en un pueblo en Carolina del Sur. Y la familia de su madre era poderosa, con lo cual podríamos tener una vida mejor allí. Su madre viajó a Cuba un verano en vacaciones, pero una banda la secuestró y asesinó cuando Agustín tenía quince años, a si que se tuvo que quedar a vivir en Cuba con su padre, también cubano. Su padre murió de un infarto hace siete años.
El viaje hasta Lamar fue duro. Recorrimos largos kilómetros cada día, y con un poco de suerte algún alma caritativa nos acogía en su casa durante una noche. De hecho, el viejo Agustín no estaba para muchos trotes, con lo cual el ritmo se fue reduciendo. Llegamos a Lamar el 15 de febrero de 1899. Pero la suerte no iba a nuestro favor: la familia de Agustín había emigrado de Lamar hace once años porque su empresa granjera quebró. Pasaron de ser los más ricos del pueblo a tener que irse de allí por pobres. Una antigua amiga de la familia tenía entendido que se dirigieron a Richmond, en Virginia, a si que su estancia en Lamar fue corta.

Agustín, Julio y yo continuamos nuestro periplo, esta vez hacia Richmond, en busca de una vida mejor donde asentarnos, evitar problemas y no tener que viajar constantemente en busca de un hogar. Esta vez el camino fue más duradero, aunque más corto de longitud. Agustín estaba cansado, su cuerpo no aguantaba demasiado, a si que el 2 de octubre de 1904 arribamos en Richmond, donde encontramos a la familia de Agustín. Desgraciadamente, el pobre hombre, cansado de tanta andadura, con el cuerpo muy debilitado, murió hace una semana. Aquí nos acogió su familia, que actualmente viven de un restaurante que tienen en el centro de la ciudad, del cual compraron el local cuando llegaron de Lamar. No son muy ricos pero tampoco muy pobres. Y desde que llegamos, Julio y yo trabajamos con ellos en el restaurante. Gracias a este pequeño asentamiento que hemos hecho, he podido comprar este diario, esta pluma y un botecito de tinta para escribir todo lo que he pasado a lo largo de mi vida. Ahora me siento mucho mejor.

13 de mayo de 1913

Hace tiempo que no escribo en mi diario, pero hoy lo volveré a hacer. Desde que Julio y yo nos asentamos en Richmond con la familia de Agustín (descanse en paz) nos hicimos con el dinero suficiente como para alquilar una pequeña casa en la periferia de la ciudad. Conseguimos una vida más o menos estable, con el problema de estar indocumentados. Un tío de Agustín, John, nos propuso a Julio y a mí irnos a Nueva York, la ciudad de los sueños, para iniciar un nuevo negocio. Era una época en la que nos iba bien, no teníamos nada que perder. A si que aceptamos. Alquilamos nuestra casa en Richmond a una familia irlandesa y nos dirigimos a Nueva York. Allí cumplimos nuestro propio sueño americano: compramos un ático en Manhattan e inauguramos un bar-restaurante en pleno centro. La vida nos sonreía: un negocio próspero, un ático en el centro de Nueva York... teníamos lo que queríamos: estabilidad. Incluso vendimos la casa de Richmond a la familia irlandesa. Pero un golpe de mala suerte lo torció todo. Un día vino una inspección de negocio a la peluquería, y como Julio y yo no tenemos documentación, nos detuvieron. John consiguió pagar un buen abogado que defendió nuestra causa, pero perdimos el piso de Nueva York y nos echaron del negocio. John se volvió muy suyo y no quería problemas con la justicia, a si que nos echó de su vida. Incluso nos echaron del estado de Nueva York, tirándonos como perros en el límite fronterizo con Connecticut. Ahora escribo esto en la casa de una familia que nos ha acogido esta noche en Providence, Rhode Island. Julio y yo seguramente vayamos a Arkham, una ciudad conocida por su prosperidad, situada en Maine. Cuando estábamos en Nueva York leímos varias veces sobre el aumento de la riqueza en Arkham, y en Providence también es una ciudad conocida. Arkham está poblada de colonos, a si que allí intentaremos documentarnos y hacer una vida de verdad. Mi juventud está prácticamente echada a perder. Lo único destacable es que me he recorrido casi toda la costa este de Estados Unidos. Aunque los motivos le quitan la gracia.

8 de enero de 1924

Hacía tiempo que no encontraba mi diario. Este librito en blanco escrito a medias por mí me ha acompañado desde Richmond hasta aquí, Arkham, en Maine. La verdad es que las cosas nos están yendo tal y como esperábamos. Ni mejor ni peor. Desde la última vez que escribí aquí en Providence, Rhode Island, hemos tenido menos sobresaltos que de costumbre. El viaje hasta Arkham fue tranquilo, llegamos aquí en 1915 y nos asentamos con tranquilidad. Informamos a las autoridades de nuestra situación, y fueron comprensivos con nosotros. Ahora tenemos nacionalidad estadounidense y estamos sin problemas. Al principio convivimos con una familia acomodada que nos acogió en su casa hasta que, conseguimos un trabajo y un dinero suficiente como para adquirir nuestra propia casa. Julio consiguió trabajo como camarero en un bar del centro, y yo como periodista de un periódico local. Compramos un piso a media distancia entre el destartalado casco antiguo y la parte más moderna, y llevamos viviendo aquí así, sin problemas, desde entonces. La vida nos va bien, espero que no nos surja ningún problema más como hasta ahora estamos acostumbrados. Ahora tengo 37 años, y si miro a mi pasado he tenido una vida muy intensa. Se me dan bien las armas, hablo inglés, español y francés, y tengo una gran capacidad para ganarme problemas, pero a la vez para sobrevivir. En Arkham parece que hay bastante gente interesada por el ocultismo y cosas de esas paranormales. Yo estoy estudiando cosas de esas últimamente, han conseguido atraer mi interés. Espero que no sea por la inminente salida de la cárcel de un viejo loco que lleva ahí casi toda la vida por haber asesinado brutalmente a mucha gente. No sé, es algo raro, el ambiente no termina de ser del todo agradable. Aunque yo estoy bien, mirando la ciudad aquí desde mi ventana, escribiendo en este diario en el que solo hay tres días escritos de diferentes años.

Y como este diario estará mucho más completo con una imagen mía, aquí pego una foto que me hice hace poco. Para ser la primera que me hago en mi vida, creo que ha quedado bastante bien.

Regístrate o inicia sesión para responder a esta aportación.
Última edición: elobato, 21/12/09 00:14

Kyze

[ 4320 aportaciones | (13045 VJs) ]

Como llego a última hora para poner al personaje, no voy a extenderme demasiado.

Mi nombre es Dom Lock y soy un asesino. Llevo un par de meses en Arkham. Antes, viví unas semanas en Dedroit. Antes de eso, en Raleigh. Antes... Si tuviera que decir todos los sitios en los que he vivido durante el pasado año estaríamos toda la noche, y al fin y al cabo eso no importa. ¿Por qué viajo tanto? Para evitar que me descubran. Y es que yo no soy un necio que se dedica a matar gente sin ningún cuidado, de esos que se dejan pillar por la policía. Porque yo no mato sin ningún control. Me puede llevar un par de semanas lograr matar a alguien, urdiendo un plan, vigilando en las sombras, esperando el momento preciso. Y cuando lo hago, desaparezco. Viajo a pie cuando es necesario, en ferrocarril... Y me detengo cuando lo creo conveniente, cuando veo una ciudad interesante. ¿Qué considero una ciudad interesante? Una ciudad consumida por gente de dudosa moral, corrupción, asesinos, ladrones. El motivo, bien claro está: porque es el tipo de gente a la que yo doy justicia. En la mayoría de casos, las autoridades ni siquiera se molestan al buscar al culpable, ya que en parte quizá les haga un favor. Será por esto por lo que he salido indemne de tal cantidad de asesinatos. La cantidad de gente que mi cuchillo ha degollado, podría llegar a veinte. Veinte sabandijas menos infectando el mundo. Bien pensado, quizá yo también podría ser una sabandija como ellos, pero yo lo hago por el bien común.

Cometí mi primer crimen hace tres años, cuando sólo tenía 13. La verdad es que siempre he sido bastante maduro. Soy huérfano, pero ya que mi padre era banquero, me dejó una pequeña fortuna con la que poder vivir. Aún así, el alcalde me obligó a vivir con él y su mujer durante una temporada. El muy cabrón no conocía la caridad. Lo que el quería era "gestionar" mi herencia. Tenía todo el dinero guardado tras el cabecero de su cama, le había visto guardarlo allí, aunque el no era consciente de eso. Supongo que lo más fácil hubiera sido quedarme allí y aguantar hasta que pudiera dedicarme a alguna cosa y ganar mi propio dinero. También hubiera podido coger el dinero y huir. Pero no podía permitir que ese corrupto siguiera con vida, así que decidí matarlo

El momento idóneo no se presentaba, y yo no podía seguir aguantando la vida con aquel tipo, que me insultaba frecuentemente, llegando a golpearme en una ocasión. Estaba a punto de decidirme a marcharme de allí, cuando al fin, se dieron las circunstancias que esperaba. Aquella noche, la última del año, prácticamente todos se emborracharon. El alcalde discutió con uno de los hombres, y éste, dominado por el alcohol y la furia del momento, juró, delante de mucha gente, que le mataría. Aquello era perfecto. El hombre, casi obligado por la multitud, se marchó a casa. Estuve observando al alcalde, hasta que, sin apenas poder caminar, se metió en un callejón, a mear o a vomitar. Le seguí con un cuchillo en la mano, escabulléndome de la celebración. Apenas se veía nada, pero pude oír con claridad como el hombre se desplomaba torpemente, víctima del alcohol. Rápidamente, aproveché el momento, me abalancé sobre él y le clavé el cuchillo en el cuello hasta que pude notar el contacto con su columna vertebral. Tras esto, asesté varias puñaladas sobre su ya inerte cuerpo, poniendo todo el cuidado posible en no manchar mis ropas, y me alejé en silencio. Dejé el cuchillo tirado en una esquina cerca a la casa del hombre con el que el alcalde había discutido, y regresé a la celebración. Al parecer nadie se había percatado de mi ausencia. La mujer de mi víctima, preocupada por su marido, pidió a un vecino de confianza que fuera a buscarlo. Sólo fue necesario un rato para que los ciudadanos, horrorizados por el crimen, acudieran a la casa del otro hombre, para encontrárselo ahorcado. Posiblemente, aquel tipo había llegado a tal estado de nervios que decidió quitarse la vida, aunque la verdad es que nadie, ni yo, consiguió dar con una explicación lógica. El caso es que, quizá por cuestiones del destino, todo me salió a pedir de boca. No podía creer que hubiera conseguido matarle y que todos estuviesen convencidos de que había sido aquel borracho, sin que absolutamente nadie pensase que había podido ser yo. Regresé a casa antes que la mujer del alcalde, y fui a buscar mi dinero. A pesar de que aún había bastante, estaba convencido de que buena parte de él ya había sido gastado. Lo guardé en mi bolsa, y fui a dormir.

A la mañana siguiente, me despertó la mujer para acudir al entierro de ambos hombres. Tras toda la ceremonia, le dije que había decidido abandonar la ciudad y ganarme la vida por mi cuenta. Puesto que ella era ajena a la cantidad de dinero que su marido había estado atesorando, y jamás me había tenido ningún aprecio, no puso impedimentos. Así pues, recorrí parte de América, subsistiendo en oscuros rincones para evitar gastar mi dinero demasiado pronto, matando a aquellas personas que lo merecían. Pero sólo una por ciudad. Después, me dirigía a alguna otra ciudad suficientemente alejada. Habrá quien piense que no soy más que un psicópata, pero no me importa. Si así consigo acabar con la putrefacción que infecta las ciudades, no me importa.

Ahora he acabado en Arkham, ya sin dinero. Vivo en una oscura y apestosa casa abandonada, en el casco antiguo de la ciudad. Aún no he decidido a quién voy a ajusticiar, pues cuando haya hecho mi trabajo tendré que marcharme, y ahora ya no tengo más que unas monedas para poder vivir a base de pan. Deambulando por la ciudad, he escuchado a mucha gente atemorizada por temas extraños como apariciones, muertes y sucesos sobrenaturales. A pesar de que me parecen simples tonterías, estoy interesado en el tema, puesto que si han habido muertes, tiene que haber algún asesino. Quizá sea el la próxima persona a la que asesine.


Un poco cutre, sí, pero espero que valga. Llevaba tiempo pensando en el personaje, y se me han ido ocurriendo diferentes posibilidades, pero ninguna me convencía, así que he ido improvisando esto. No pongo foto porque ahora mismo no se me ocurre dónde puedo encontrar alguna adecuada.
Regístrate o inicia sesión para responder a esta aportación.

Cintet

[ 1759 aportaciones | (2409 VJs) ]

Por cada Vj que gane, me como un gatito

Ya queda menos para la partida. Unas horas, y os veréis envueltos en blasfemos horrores que os hipnotizarán desde los cielos profundos. Luego, comeréis ensalada. Horror, horror.

PD: Acabo de ver ¨Donde viven los monstruos¨. Joder, eso si que es cthulhu.

Regístrate o inicia sesión para responder a esta aportación.
Última edición: Cintet, 21/12/09 01:13

Whiz

[ 17951 aportaciones | (119735 VJs) ]

Deseando estoy encarnar a la única dama con COJONES para jugar.
Regístrate o inicia sesión para responder a esta aportación.
¿Sabes mucho de videojuegos? ¡Colabora! http://www.viciojuegos.com/foro-aportaci...

Quetzal

[ 17536 aportaciones ]

We're All Mad Here

Citando a Whiz:
Deseando estoy encarnar a la única dama con COJONES para jugar.


Usté perdone pero mi personaje es super fémina.
Regístrate o inicia sesión para responder a esta aportación.

Ike

[ 7598 aportaciones | (8469 VJs) ]

Citando a Quetzal:
Citando a Whiz:
Deseando estoy encarnar a la única dama con COJONES para jugar.


Usté perdone pero mi personaje es super fémina.


Estas dos se van a pasar más tiempo arrancándose mutuamente el moño que chillando despavoridas a la vista de criaturas gelatinosas llenas de tentáculos pseudofálicos. Y ojo, que ambas son peligrosas (no creáis que porque Kayleigh sea chinorri y ex-artista de circo experta en whu-su o polleces de esas, lo va a tener fácil contra Mary Pickford, que los tenía como melones).

Lo siento pero tenía que HACERLO.

Por cierto, sigo con mucho interés todo esto. No me puedo comprometer a participar y por ello no he presentado a ningún personaje, aunque seguiré atentamente el desarrollo de la partida y quién sabe, igual me animo en algún momento a meter cizaña comentar algo.

Por cierto (bis), ¿alguien más se ha dado cuenta de que la foto que ha puesto Elobato viene QUE NI PINTADA para la temática de este juego? Esa mirada no es de este mundo.

Por cierto (tris), Elo, perdóname, no puedo resistirlo, te lo juro que no lo digo con mala intención, es algo más fuerte que yo, una fuerza misteriosa me impulsa a hacerte esto... compréndelo...

...pero se dice "así", no "a si".

Salut!
Regístrate o inicia sesión para responder a esta aportación.

Javox

[ 1828 aportaciones | (8108 VJs) ]

Cult series

Bueno... ¿hoy no era la primera ronda?
Regístrate o inicia sesión para responder a esta aportación.

Para poder aportar cualquier tipo de contenido a VicioJuegos.com necesitas estar registrado y además haberte conectado.

Elige lo que quieres hacer:


Actualmente hay conectados 14 usuarios registrados y 31 invitados.
680 ms.
© Sortes Ingeniería Informática, S.L. 2002 - 2014 | Diseño web por Juan Palma García