Viciojuegos.com - Aquí jugamos todos
  

Devil Kings

PlayStation 2


Acción, Aventura

2

Europea

Ver Más

Desarrolladoras/s

Capcom

Productora/s

Capcom

Distribuidoras/s

Electronic Arts (EA)

Puntuación media
67,00

Avance

Sólida propuesta de Capcom en la acción masiva.

Capcom combina la acción salvaje y elegante de Devil May Cry con la épica multitudinaria de Dynasty Warriors. El resultado, llamativo.

Por Nibelungvalesti | Publicado el día 26/10/2005 00:51

El gusto de los japoneses por el estudio de su propia historia y el fantasear respecto a la misma es de sobra conocido por todos, y en gran medida se trata de un fenómeno que ha trascendido las fronteras del archipiélago volcánico. Desde obras tan serias y realistas como Shichinin no samurai (Los siete samurai) de Akira Kurosawa, hasta productos de la imaginación occidental tan curiosos como las Tortugas Ninja, desde siempre el público ha imaginado a los samurai como brillantes y honorables guerreros capaces de enfrentarse en solitario a ejércitos enteros. Esta imagen de los samurai no es ajena al mundo del videojuego, que ha visto pasar por las distintas consolas a guerreros tan brillantes como Haohmaru y Ukyo (Samurai shodown), Samanosuke y Jyubei (Onimusha) y muchos otros, ya fuesen sacados de los libros de historia; o surgidos de la imaginación moderna. Capcom, muy consciente de esto y del éxito de la saga Dynasty warriors de Koei, ha aunado ambos elementos en su Devil kings, recientemente aparecido en Estados Unidos y conocido como Sengoku basara en Japón. Sin embargo, dado que Koei ya dispone de su propio Sengoku Musou (Samurai warriors en Occidente), Capcom no podía limitarse a clonar lo que ya era un spin-off de Dynasty warriors. Veamos algunas pistas hacia cómo quedará todo.

A nivel histórico esta nueva obra de Capcom apuesta seguro, pues como su título japonés reza, Capcom ha optado por ambientar la trama en la legendaria era Sengoku del Japón feudal (conocida como "Era de los Estados en guerra" en los libros de historia, pues Japón no se hallaba unificado). Se trata probablemente de la era más conocida de la historia japonesa, pues de ella han surgido personajes tan míticos como Nobunaga Oda (el primer unificador y un estratega legendario), Ieyasu Tokugawa (responsable del comienzo del shogunato Tokugawa, una de las eras de mayor prosperidad del Japón medieval) o Hattori Hanzo (el legendario líder del clan ninja Iga y protagonista de cientos de leyendas). No obstante, DK introduce un fuerte componente fantástico en comparación con Samurai warriors, introduciendo una gran cantidad de mitología en la trama y mecánicas jugables innovadoras como armas de fuego y hechicería, que dan lugar a combates mucho más variados y espectaculares, y de algún modo "positivamente anacrónicos".

Por desgracia y por alguna razón no muy comprensible, para la versión americana (y para la versión europea, suponemos) la historia ha sido alterada, y los nombres de los personajes y localizaciones han sido casi totalmente "desniponizados", de tal modo que los personajes perderían bastante encanto para los fanáticos de la historia japonesa y asiática en general, que son uno de los sectores clave en la venta de este tipo de juegos. Esperemos que esto no desnude demasiado el juego de cara a un público ya acostumbrado a sus dosis relativamente periódicas de acción histórica con DW, ya que DK parece querer realmente aportar novedades al género, tanto en lo jugable como en lo estético.

Gráficamente, el aspecto que luce el juego no es demasiado generoso: lo primero que salta a la vista es las enormes dimensiones de los campos de batalla (habituales en este género), si bien este tamaño no está lo suficientemente bien cubierto, y los escenarios nunca dejan de darnos una ligera sensación de vacío (mal endémico del género, de momento). La carga poligonal de los personajes no es demasiado alta, aunque el modelado de los personajes principales es afortunadamente competente, y la animación en general cumple sin problemas. Quizá los mayores problemas que dejan ver las partidas de prueba son la enorme cantidad de niebla (no es Silent Hill, pero es evidente que alguien quiere reducir la distancia de renderizado), y como casi siempre, la cámara: caótica e indisciplinada. El trabajo de texturas se limita a cumplir, con diseños en general en media y baja resolución, algo a lo que ya nos tienen acostumbrados los juegos de PS2. Por otro lado, sería injusto no resaltar los méritos gráficos de DK, y es que realmente los tiene. Para empezar, Capcom ha hecho un trabajo de optimización estupendo mostrando decenas y decenas de tipos dándose para el pelo en pantalla a gran velocidad y sin ralentizaciones, algo que se agradece mucho ante los frenazos de, por citar un ejemplo de la misma compañía, Onimusha 3. Siguiendo, podemos alegar que si bien se trata casi siempre de exteriores con bastante distancia libre, hay variedad de elementos decorativos como distintos árboles y edificios varios, y el diseño del relieve de los entornos es sobre todo convincente. Por otro lado, la animación es buena como ya hemos resaltado, y el acertado (y bizarro) diseño visual de los guerreros junto a la gran espectacularidad de los efectos especiales visuales hacen que el juego sea una experiencia visual en general satisfactoria.

En Devil Kings se dan cita grandes espadachines...

... tipos enormes de aspecto maléfico...

... y cómo no, bellas muchachas esgrimistas.

Oye, ¿tú no te llamabas Yukimura? Ah, que te han cambiado el actor de doblaje... ¬¬
1 2 »

Para poder aportar cualquier tipo de contenido a VicioJuegos.com necesitas estar registrado y además haberte conectado.

Elige lo que quieres hacer:


Redactor/es o colaborador/es de esta sección: ____GEX_____, Aeternus, beto, Ender_Chief, Rodri, Hagaren.
Actualmente hay conectados 19 usuarios registrados y 159 invitados.
434 ms.
© Sortes Ingeniería Informática, S.L. 2002 - 2014 | Diseño web por Juan Palma García