Viciojuegos.com - Aquí jugamos todos
  

Tourist Trophy: The Real Riding Simulator

PlayStation 2



Análisis

Polyphony se pasa a las dos ruedas

Tras el éxito de la saga Gran Turismo, Kazunori Yamauchi y su equipo se adentran, aprovechando gran cantidad de material de GT4, en el mundo del motociclismo.

Por Yu Suzuki | Publicado el día 14/06/2006 22:10

Podríamos llenar páginas enteras hablando de la saga Gran Turismo. Baste decir que tan sólo cuatro entregas (dejando de lado algunas expansiones) han vendido en total más de treinta millones de discos, convirtiéndose en un referente en lo que a títulos de velocidad se refiere y en un estandarte de las consolas de Sony. Aprovechando gran parte del material de Gran Turismo 4 y con Kazunori Yamauchi ejerciendo tan sólo de productor por su desconocimiento del mundillo, Takamasa Shichisawa, gran amante del motociclismo y miembro de Polyphony desde hace siete años, por fin consiguió a principios del año pasado comenzar a trabajar en un título que trasladara la simulación de los Gran Turismo a las dos ruedas, para crear el juego que fuera a las motos lo que la saga de Polyphony es a los coches. Sin duda una tarea muy ambiciosa...

Para comenzar, el sistema de juego de Tourist Trophy, uno de los puntos en los que, lógicamente, más se diferencia de Gran Turismo, mezcla sencillez con toques de profundidad. Aceleramos con el botón y frenamos con el botón , pero son el comportamiento de la moto, moviéndose de un lado a otro cuando frenamos en una curva o de una forma muy agresiva, y del piloto, con unos movimientos bastante bien logrados, los que añaden el realismo. Además, las caídas y la forma en la que se producen consiguen ese equilibrio entre el tono arcade y la simulación que las entregas de la saga Moto GP de Namco aún no han logrado en el modo simulación. Éstas son inevitables y aunque no se producen por abrir gas en las curvas, sí lo hacen al salirse del asfalto, al hacer algún doble giro muy brusco (como tomar una chicane pasados de velocidad) o al tocar las "paredes protectoras" que cubren algunos de lo circuitos del juego, como el de Tokyo o Nueva York.

La forma en la que perdemos el control de nuestra moto está muy bien conseguida, sobre todo cuando rozamos un pelín la tierra y vemos cómo la máquina se nos va de atrás, haciéndose casi imposible no irnos al suelo. No obstante, hay algunos detalles en este punto que no nos han gustado. Para empezar, al caer, la cámara cambia y nos muestra el accidente desde una vista externa, como si fuera de repetición. En ciertos sitios dicha vista no está muy bien cogida, lo que provoca que a veces no veamos correctamente los resultados de nuestro error o veamos cosas raras (como una barrera en medio, por ejemplo). Más grave es que las animaciones del piloto y la moto en las caídas sean tan malas, en especial la del piloto, que, caigamos como caigamos, siempre se desliza por el suelo boca arriba de una forma lamentable. Añadido a esto, tras producirse una caída enseguida volvemos a aparecer en el centro de la pista, lo que provoca que en ocasiones sea más rentable entrar fuerte en una curva y buscar la caída que tomar el giro como Dios manda. Por último, decir que, como ya ocurría en Gran Turismo 4, las motos no sufren ningún de tipo de daño y, encima, al chocarnos de frente a mil por hora contra un muro ni siquiera nos iremos al suelo, sino que sólo sufriremos una penalización de 10 segundos a 50 por hora.

El juego consta tanto de motos de calle como de carrera, que suman aproximadamente un total de 130, todas ellas con un comportamiento exquisito en la carretera. A la hora de conducirlas, la sensación de velocidad es bastante parecida (quizá algo superior) a la de los Gran Turismo, lenta con las motos de menor potencia, pero rápida y espectacular con las bestias de casi 200 caballos de las que hace gala el título. Además, a la hora de pilotarlas podemos elegir entre cuatro tipos de pilotaje, desde la forma normal que equilibra velocidad y respuesta en el giro, hasta la inclinación hacia dentro (que da prioridad a la velocidad en plena curva), la inclinación hacia fuera (que hace que el giro inicial en la curva sea más sensible) o la forma motera, más desenfadada, en la que el piloto saca el pie en cada curva al más puro estilo Pedrosa, pero de una forma más exagerada.

Los circuitos de Tourist Trophy son exactamente los de Gran Turismo 4 (dejando a un lado los de rally, lógicamente), salvo la incorporación del circuito Ricardo Tormo de Cheste, muy bien recreado, y algunas nuevas curvas que se han añadido en pistas ya conocidas, como, por ejemplo, la de Suzuka. Era lógico que Polyphony aprovechara el material que ya disponía, pero la verdad es que las novedades en este apartado se antojan muy escasas.

Las licencias de conducción no podían faltar

A medida que avancemos desbloquearemos más prendas con las que equiparnos
1 2 3 »

Comentarios de los usuarios:


Para poder aportar cualquier tipo de contenido a VicioJuegos.com necesitas estar registrado y además haberte conectado.

Elige lo que quieres hacer:


Redactor/es o colaborador/es de esta sección: ____GEX_____, Aeternus, beto, Ender_Chief, future, Rodri, Hagaren.
Actualmente hay conectados 15 usuarios registrados y 221 invitados.
295 ms.
© Sortes Ingeniería Informática, S.L. 2002 - 2014 | Diseño web por Juan Palma García